Andar en Sentido Equivocado

¿Cuándo fue la última que te perdiste? ¿Alguna vez has estado tan perdido que ibas en una dirección completamente opuesta a tu destino original? Cuando Jesús dijo que había venido a buscar lo que se había perdido se refería a gente que vive de manera que es contraria al propósito con que fuimos creados (Lucas 19:10). Dios nos creó para amarlo a él y a los demás. El pecado es contrario a nuestra naturaleza pues nos lleva a lastimar a Dios y a otras personas.uturn

Caminando Rumbo al Juicio (Romanos 2:5-16)

Continuando con la analogía de que pecar es ir en sentido contrario, Pablo anuncia el rumbo hacia donde van todos los que viven en pecado: hacia el juicio del pecado. Algunos dirán: “pero yo no sabía que iba en sentido contrario.” Las palabras de Pablo aquí proveen una respuesta muy clara. Pablo afirma que todos estamos bajo la condena del pecado pues todos hemos quebrantado los mandamientos de Dios

Cambio de Dirección (Romanos 2:17-29)

Otra cuestión que Pablo atiende es sobre si es suficiente ser una buena persona. Algunos piensan que el arrepentimiento no aplica a ellos pues no le hacen daño a nadie o porque son muy religiosos. Pablo les diría: “Da una vuelta aquí hacia el arrepentimiento.” Pablo distingue entre ser bueno externamente y estar internamente bien con Dios. No es suficiente hacer algo bien de vez en cuando porque nuestra naturaleza interna ha sido contaminada por el pecado. Seria como utilizar un vaso que solo limpiamos por fuera pero por dentro esta bien sucio. Debido a nuestra inhabilidad para limpiarnos desde dentro hacia afuera, necesitamos arrepentirnos delante de Dios.

Todos lo Necesitan (Romanos 3:9-20)

Aquí Pablo llega a una conclusión: todos van en sentido contrario. Por tanto, nos avisa que no importa si somos Gentiles o Judíos, todos están bajo pecado. ¿Quiere decir esto que ninguno de nosotros puede hacer lo bueno? No, pero sí da a entender que nadie tiene la capacidad de vivir siempre de acuerdo a la voluntad de Dios. Necesitamos arrepentirnos, lo cual significa cambiar la dirección de nuestras vidas por completo y comenzar a vivir según el propósito que Dios diseño para la humanidad.

Anuncios