title crossAunque los líderes religiosos no aprobaron el título que Pilato escogió para poner encima de la cruz de Jesús, él así lo decidió y no lo cambió.

Pilato mandó que se pusiera sobre la cruz un letrero en el que estuviera escrito: «JESÚS DE NAZARET, REY DE LOS JUDÍOS.» Muchos de los judíos lo leyeron, porque el sitio en que crucificaron a Jesús estaba cerca de la ciudad. El letrero estaba escrito en hebreo, latín y griego. (Juan 19:19-20)

El propósito del letrero era sencillo; demostrar las consecuencias para todo aquel que se levanta en contra de Roma declarándose rey. El letrero declaraba el delito por el cual el malhechor había sido crucificado.

Me causa mucha tristeza pensar que a nuestro Señor se le trató de esta manera. Pero me anima saber que la muerte de Jesús, aun por aquellos que no entendían su significado, fuese proclamada en los idiomas más importantes de ese día. El hebreo (o arameo), aparte de ser el idioma nativo de Jesús y sus seguidores, representaba la lengua de la religión judía en el cual estaban escritas las profecias Mesiánicas. A todo judío de ese día este letrero declaraba el cumplimento profético. El latin era el lenguaje político usado por Roma para sus escritos oficiales y leyes. Como tal, simbolizaba la justicia y el orden político. Su uso, destacaba la eficacia y legalidad del sacrificio de Jesús. Por ultimo, el griego era el lenguaje común del mundo del primer siglo. Como lengua mundial denota la universalidad del sacrificio de Jesús quien murió por toda la humanidad. De esta manera los idiomas del letrero apuntan al sacrificio de Jesús como cumplimiento de profecía, legalmente efectivo, y universalmente válido.

Anuncios