20130316-092133.jpgEn los días recientes se ha hablado mucho de la humildad y sencillez del nuevo Papa Francisco. Se habló de su cercanía al pueblo y deseo de vivir una vida en servicio a los demás. Hasta ahora es el Papa que toma el camión, paga sus deudas personalmente y se arrodilla ante el pueblo para recibir su bendición. El tiempo dirá si continúa con esta misma actitud o si la posición cambia sus convicciones.
Por eso el ejemplo a seguir es Jesús quien se encarnó y vivió su vida entera en solidaridad con el pobre. Además es muy significante que el libro de la gloria (Juan 13-21) comienza con el relato donde Jesús lava los pies de sus discípulos. ¡Qué demostración de verdadero servicio y genuina humildad! Siendo el Dios del universo se humilló lavando los pies de sus discípulos.

“Así que se levantó de la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y comenzó a lavarles los pies a sus discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba a la cintura. (Juan 13:4-5)

Después le pidió a sus discípulos que hicieran lo mismo los unos con los otros. ¿Qué significa este ejemplo y mandato para ti? ¿Cómo puedes servir a otros esta semana?
Desafío
En preparación para Semana Santa busca y aprovecha oportunidades de servicio en tu hogar, comunidad e iglesia.

Anuncios