marymagdalene

Para demostrar su agradecimiento con el Maestro por haber resucitado a su hermano Lazaro, María derramó un perfume muy caro sobre los pies de Jesús y luego los secó con sus cabellos (Juan 12:3). Judas Iscariote objetó pues rápido reconoció el gran costo del perfume y hubiera deseado que el dinero hubiese sido entregado como ofrenda para el ministerio de Jesús debido a que robaba del bolso (Juan 12:4-6). Pero Jesús la defendió.

“Déjala en paz —respondió Jesús—. Ella ha estado guardando este perfume para el día de mi sepultura.” (Juan 12:7)

El significado de estas palabras es profundo pues indica que la acción de María fue profética. Su devoción por el Maestro sirvió para preparar su cuerpo para su sepultura. Además, en vista a las ofrendas ofrecidas a Dios en el Antiguo Testamento, su cuerpo fue ungido para ser un sacrificio de olor fragante delante de Dios.

Para Meditar:

Es tu adoración tan costosa y tan fragante como el perfume de María. Prepara tu corazón y entrégale adoración genuina que desea darlo a conocer a todos como tu Salvador y Dios del universo.

Anuncios