20130217-223433.jpg En preparación para Semana Santa este año pienso blogear sobre temas referentes a la muerte de Jesús en el evangelio de Juan. Pienso meditar sobre versículos que abordan algún tema sobre el misterio Pascual—la pasión, muerte, resurrección y ascensión de Jesús. El propósito de estas meditaciones será preparar nuestros corazones para celebrar Semana Santa. Te invito a que sigas este blog los siguientes 40 días y compartas también tus reflexiones.
Para comenzar medita sobre las palabras de 1 Corintios 5:6-8:

“Hacen mal en jactarse. ¿No se dan cuenta de que un poco de levadura hace fermentar toda la masa? Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado. Así que celebremos nuestra Pascua no con la vieja levadura, que es la malicia y la perversidad, sino con pan sin levadura, que es la sinceridad y la verdad

En estos versículos Pablo hace una declaración muy interesante. Hace una comparación espiritual de la celebración judía de la Pascua identificando a Jesús como nuestro Cordero Pascual. Una vez al año en la religión judía se ofrecía un cordero como sacrificio a Dios para expiación de los pecados del pueblo. En preparación para este sacrificio anual los judíos comían panes sin levadura para recordar el sufrimiento cuando fueron esclavos en Egipto. Así como a los judíos se les exigía comer panes sin levadura en señal de la preparación espiritual que se requería para estar listos para el sacrificio del Cordero Pascual, Pablo exhorta a los cristianos a deshacerse de la “vieja levadura” (cosas que no agradan a Dios y ofenden a la gente como jactancia, malicia y perversidad) y que vivan en sinceridad y en la verdad. Debido a que Cristo es nuestro Cordero Pascual, preparemos nuestros corazones deshaciéndonos de todo aquello que nos estorba para servirle a Dios.
Toma el siguiente paso:
Piensa en una actitud o acción que representa la “vieja levadura” en tu vida. Por ejemplo, puede ser algo como enojarse, mentir o pensar en cosas obscenas. En vez de practicar estas cosas, esta semana decide remplazarlas por lo opuesto. Se paciente y ama, di la verdad y piensa en cosas puras que edifican. ¡Prepárate para recordar el sacrificio de Cristo nuestro Cordero Pascual!

Anuncios