Es triste ver gente que parece vivir sin propósito, pues a pesar de las dificultades que uno puede estar pasando la persona que ha entendido su propósito encuentra la manera de salir adelante. En este capítulo Jesús establece unos principios practicos que nos ayudan a vivir con propósito. La idea principal que creo Jesús proyecta en estos versículos es que la vida se debe vivir por otros y no para si mismo.

20120401-224243.jpg Hay quienes viven de manera egoista solo haciendo decisiones pensando en ellos mismos, pero el cristiano debe a aprender a vivir por otros. Por ejemplo, Jesús nos llama a hacer todo lo posible para no ser tropiezo a los demás. También, nos exhorta a que en todo tiempo debemos perdonar. Otro principio que Jesús presenta como vital es el de aprender a ser siervos de los demás en vez de esperar que nos sirvan a nosotros. Además, nos invita a ser agradecidos pues siempre una actitud de agradecimiento nos ayudará a entender lo mucho con otros significan para nuestras vidas. Y, por último, Jesús habla sobre como debemos vivir en expectación de su venida pues esto nos ayudará a mantener todo en perspectiva. En vista a un futuro en la eternidad con Dios, la corta vida que vivimos en esta tierra deberíamos aprovercharla al máximo y sobre todo vivirla en servicio a otros.

Anuncios