Me encanta el relato de la mujer que es sanada en este capítulo, pues creo que resalta varias verdades centrales que aprendemos del ministerio de Jesús. Dentro de un tramo narrativo donde parece haber un poquito de todo, el milagro que recibe esta mujer es muy significativo.

20120328-163203.jpg Primero, es importante notar que el milagro sucede un Sábado en una sinagoga. Pareciera que es el lugar y tiempo apropriado, pero vemos que rápido surge una controversia con el líder religioso. A pesar de que la mujer es afligida por un demonio y que obviamente el milagro realizado por Jesús es hecho en su bien, el jefe de la sinagoga se queja pues el Sábado era un día que la ley demandaba observar reposo. Pero, ¿cúal era el problema? Puesto en nuestros términos los lugares y días religiosos habían llegado a ser más importantes que las personas. La práctica de una religión se había hecho más importante que el servicio a las personas con necesidad. Por eso Lucas resume lo acontecido de esta manera: “Cuando razonó así, quedaron humillados todos sus adversarios, pero la gente estaba encantada de tantas maravillas que él hacía (Lucas 13:17). En realidad entender este pasaje provee la llave interpretativa para todo el capítulo, pues por eso los llama al arrepentimiento y exige que den buenos frutos al principio. Y al final, explica que estas nuevas ideas se deben expander y los que no las pongan en practica un día se encontraran delante de un Dios que no les conoce!

Anuncios