La palabra clave del capítulo 10 de Lucas es cosecha, pues creo que sirve para conectar todo el relato bajo el tema de la misión de Jesús. Al comienzo del capítulo, Jesús envía a un grupo de setenta de sus seguidores a las aldeas y ciudades donde piensa predicar.

20120325-222837.jpg Los envia a preparar el terreno para la cosecha, pero admite que en verdad la mies es mucha y los obreros pocos. Después vemos como Jesús se regocija al ver los frutos de la cosecha pues al momento que sus discípulos se ocupan de llevar el mensaje el ve como el enemigo es derrotado. Y después de esto, cuando un experto en la ley le hace una pregunta sobre como puede asegurarse de tener la vida eterna, Jesús cuenta una parábola que aclara cual debería ser la actitud correcta frente a la cosecha. En verdad, la inclusión de la parábola del buen samaritano junto en este pasaje nos recuerda que debemos tener un corazón dispuesto a recojer la cosecha pues nos exige a poner de nuestro esfuerzo y dinero para ver que otros reciban perdón y salvación. Así como el buen samaritano estuvo dispuesto para hacer mucho más de lo que la ley requería, hoy también debemos estar dispuestos a hacer todo lo que sea necesario para servir a nuestro projimo.

Anuncios