Es interesante notar que muchas veces nuestro carácter es conocido por como respondemos a ciertas situaciones. Al enfrentarte a una situación difícil o después de que alguien te ayudó en algo, la primera actitud que demuestras dice mucho de quien en verdad eres. Al leer el capítulo siete de Lucas me impresionaron la actitud de tres personas. Primero, me asombró la fe del centurión que al sentirse indigno y no queriendo molestar a Jesús le manda decir que solo dijera la palabra pues él tenía fe de que el milagro que necesitaba sería realizado si solo Jesús mandaba la orden.

20120322-231951.jpgSegundo, me impacto la actitud de Jesús al honrar a Juan el Bautista, pues hay quienes no pueden reconocer el logros de otros sintiendose amenazados por su éxito. Pero el que está seguro de si mismo celebra las victorias ajenas. Tercero, la mujer que llegó a ungir los pies de Jesús con un aceite costoso demuestra la actitud de verdadero agradecimiento y adoración con la cual deberiamos responder todos cuando Dios hace algo inmerecido por nosotros. Que Dios nos ayude a ser imitadores de estas actitudes ejemplares.

Anuncios