Para mi, lo más asombroso del capítulo seis de Marcos
fue ver las diferentes reacciones de la gente que tuvo contacto con Jesús. Estando con la gente que lo conocio desde su infancia la reacción fue incredulidad y desprecio. En cambio sus discípulos le obedecían y llevaban su mensaje por las aldeas sanando y echando fuera espíritus malignos con la autoridad que él les dió. Al crecer su fama, el rey Herodes reaccionó con miedo pensando que Jesús era Juan el Bautista a quién había ejecutado. Y, por último, hasta sus discípulos quedaron sorprendidos cuando Jesús alimentó a la multitud y reaccionaron con miedo al verlo caminando sobre las aguas en medio de una tormenta.

20120305-234550.jpg
En vista a estas diferentes reacciones pienso que hoy en día también existe gente que a pesar de ver los grandes milagros realizados por Jesús todavia están lejos de comprender el significado verdadero de su vida, muerte y resurrección. Hay quienes se asombran o tienen miedo, y hay quienes experimentan favores y misericordias de parte de Dios gracias al sacrificio de Jesús. Pero, sobre todo lo más importante es llegar al punto donde nuestros ojos se abren y finalmente conocemos a Jesús por quien es y no solo,por lo que el hace por nosotros.

Anuncios