Latest Entries »

La vida de Pedro es un gran ejemplo de la necesidad de crecer como discipulos. En los evangelios constantemente vemos sus logros y fracasos, sus altas y sus bajas, pero nunca se dio por vencido. Se le conoce como un hombre impetuoso que a menudo hablaba y actuaba sin pensar bien las cosas. Aveces esa actitud impulsiva era su virtud y en otras ocasiones era su ruina. En el capítulo ocho de Marcos vemos los dos lados de la moneda.disciples grow

Después de presenciar dos grandes milagros, la alimentación de 4,000 (Mr. 8:1-21) y la curación de un ciego (Mr. 8:22-26), Jesús fue con sus discipulos a Cesarea de Filipo. Mientras iban en el camino, Jesús les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?” Después de escuchar sus respuestas de lo que otros decían, Jesús les pregunta de manera más directa a ellos: “¿quién dicen que soy yo?” Mientras otros guardaban silencio, sin titubear Pedro responde: “Tú eres el Cristo.” Esta declaración hecha por Pedro marca uno de los puntos más altos en su vida como discípulo. Dio la respuesta correcta pero además lo hizo demostrando su fe. Y podemos imaginar que el Maestro puso una estrellita en su frente.

Sin embargo, solo unos momentos después cuando Jesús les empieza a decir que era necesario su sufrimiento y eventual muerte, Pedro da un paso hacia atrás. Pedro lleva a Jesús aparte y comienza a reprenderlo (v. 32). Parece increíble pero como que Pedro intenta convencer a Jesús a que no sea tan pesimista de su propio futuro. El discípulo le da una regañada al Maestro. En respuesta, Jesús lo reprende frente al resto con palabras muy fuertes. Le dice:

“¡Aléjate de mí, Satanás! Tú no piensas en las cosas de Dios sino en las de los hombres.”

Aunque parece increíble, el hombre que acaba de hacer una de las declaraciones más significativas en cuanto a la identidad de Jesús solo minutos después es acusado de actuar como Satanás. Como en otras ocasiones de su vida Pedro se apresuró, actuó sin pensar y la regó. ¿Cuántas veces hemos hecho lo mismo nosotros? Tomamos un gran paso para en frente solo para después tomar un paso grande hacia atrás. Aunque la experiencia de Pedro pudiera reflejar el comienzo de muchos de nosotros, lo importante es ver como respondió después del llamado de atención.

El hecho de que vemos a Pedro llegar a ser uno de los discipulos mas prominentes de Jesús nos indica que aprendió su lección. Recibió la reprensión y siguió su caminar en pos de Jesús. Me imagino que éste fue uno de los episodios mas vergonzosos de su vida. Sus amigos mas cercanos lo vieron meter la pata y tener que tragarse sus palabras. Sin embargo, esto no le impidió a Pedro a seguir en su camino. Lo tomó como una experiencia de aprendizaje; una oportunidad de crecimiento. De la misma manera, debemos aprender a recibir corrección y crecer como discipulos. Dios no esta buscando discipulos perfectos. El busca hombres y mujeres que como Pedro están dispuestos a crecer como discipulos.

Cada año nuestra iglesia se enfoca en un lema nuevo. Este año nuestro lema es DISCIPULADO! Al comenzar el nuevo año, queremos inspirarte a reenfocar toda tu vida como discípulo de Cristo. A veces pensamos y actuamos como si el discipulado es solamente una actividad dominical. La verdad es que el el discipulado envuelve nuestra vida entera.

Todas nuestras relaciones y esferas de vida en que estamos envueltos deben estar comprometidas al discipulado. Imagina nuestro impacto si tomáramos esto en serio como iglesia.


Pero entendemos que hacer esto no es algo fácil y por eso deseamos inspirarte semana tras semana por medio de nuestras enseñanzas el domingo y este devocional a vivir toda tu vida como un discípulo. Una manera que intentaremos ayudarte en tu caminar como discípulo es proveyendo 50 cortas enseñanzas sobre lo que significa ser un seguidor de Cristo. Estas enseñanzas estarán ligadas a nuestro plan anual de lecturas enfocado en el Nuevo Testamento. Oramos que al leer juntos las palabras de Jesus y sus apóstoles aprenderemos lo que significa verdaderamente ser un seguidor de Cristo.  Te invitamos a seguir este blog, hacer tus lecturas diarias a través de este plan, y congregarte cada semana en la iglesia (o escuchar las enseñanzas en linea) entendiendo que el discipulado importa.

¡Qué tengas el mejor año posible al reenfocar tu vida como un discípulo de Jesus!

a0048-000356La noche en que Jesús fue traicionado y arrestado fue una noche larga y oscura para Pedro. Después de una larga conversación con Jesús en la cual él los preparó para su partida (Juan 14-17), salieron al huerto a orar. Allí delante de sus discípulos Jesús oró con gran agonía contemplando el sufrimiento que le esperaba. Luego cuando llegaron los soldados a arrestar a Jesús, Pedro desenvainó su espada para tratar de impedirlo. Pero no siendo diestro con ella, le cortó la oreja a Malco, un siervo del sumo sacerdote. Queriendo estar con Jesús y gracias a las conexiones que tenía Juan, el discípulo amado, Pedro logró entrar al patio del sumo sacerdote donde Jesús sería juzgado.

Al entrar fue reconocido inmediatamente por la portera como un discípulo de Jesús, pero aunque había declarado valientemente su lealtad probó ser un cobarde y lo negó por primera vez. Después mientras se calentaba en una fogata en la madrugada le preguntaron nuevamente si era discípulo de Jesús y por segunda vez lo negó. Más tarde, un pariente del hombre a quien Pedro le había cortado la oreja recordó haberlo visto en el huerto cuando arrestaron a Jesús. Por tercera vez Pedro “volvió a negarlo, y en ese instante cantó el gallo” (Juan 18:27). Sin duda al instante Pedro recordó una de sus últimas conversaciones con Jesús:

“Señor”—insistió Pedro—, “¿por qué no puedo seguirte ahora? Por ti daré hasta la vida.” “¿Tú darás la vida por mí? ¡De veras te aseguro que antes de que cante el gallo, me negarás tres veces!” (Juan 13:37-38).

¡Qué triste es recordar las veces que le hemos fallado a Jesús! Aunque oramos y prometimos serle fiel caímos en pecado y de esa manera negamos ser sus discípulos. Pero al recordar su pasión debemos regocijarnos pues a pesar de cuan grande fuese nuestro pecado, él murió para perdonarnos y restaurarnos. Toma un tiempo hoy para meditar sobre tus pasados fracasos y pídele las fuerzas para vencer toda tentación y no volverlo a negar con tus palabras y acciones.

Es interesante notar que en todo el capítulo 14 de Marcos se hacen preparaciones en conexión a la muerte de Jesús. Al principio leemos como los líderes religiosos en Jerusalén se preparan para arrestar a Jesús y matarlo (14:1). Después cuando una mujer llega a donde está Jesús y derrama un perfume costoso sobre su cabeza, el declara:

“Ungió mi cuerpo de antemano, preparándolo para la sepultura” (14:8).

20120314-080023.jpgLuego, mientras Judas se prepara para traicionar a Jesús (14:10), los demás discípulos hacen las preparaciones para celebrar la Pascua con Jesús (14:12-16).

Esa noche al cenar, Jesús platica con sus discípulos para prepararlos para los días difíciles que se acercaban e instituye una cena ceremonial en la cual sus seguidores recordarían su sacrificio (14:17-31). Después de la cena, mientras una turba armada se prepara para arrestarlo, Jesús va con sus discípulos al Jardín del Getsemaní para orar en preparación para la noche y día de sufrimiento que le esperaba (14:32-42).

Al considerar todas estas preparaciones y como cristianos alrededor del mundo se preparan para recordar la muerte de Jesús en Viernes Santo, ¿estás preparando tu corazón? ¿Está listo tu corazón para entregar toda tu vida a quien murió por ti?

Es irónico pensar que un templo pudiera necesitar purificación. El propósito mismo de un templo es ser un lugar de limpieza espiritual. Pero en tiempos de Jesús, el templo de Jerusalén había llegado a ser una cueva de ladrones. Aunque se pudiera argumentar que las autoridades religiosas tenían motivos muy prácticos al asistir a peregrinos viajeros con la venta de animales y el intercambio de monedas, la realidad era que debido a la avaricia abusos financieros estaban ocurriendo en el templo. El lugar escogido por Dios para la purificación del pueblo había llegado a ser asociado con fraude y robo.

20130220-174955.jpg Por esta misma razón, Jesús entró al templo para purificarlo de sus impurezas. Pero no debemos pensar que la acciones de Jesús en este día reflejaban una impaciente reacción motivada por enojo. Al contrario, considerando que Jesús era el Hijo de Dios y las muchas veces que en su vida y ministerio había entrado al templo de Jerusalén, es admirable pensar lo mucho que había refrenado el celo que sentía por la casa de su Padre.

Al recordar la última semana de Jesús, es importante considerar que el vino a reemplazar un sistema religioso que por mucho tiempo estaba quebrado.  Aunque la ley era buena por motivo que había sido dada por Dios, las autoridades religiosas del tiempo de Jesús habían corrompido el sistema de sacrificios. Por tanto, la purificación del templo apunta a la necesidad que tenemos de venir a Jesús en arrepentimiento genuino y buscarlo con todo nuestro corazón ya que solo el puede purificar nuestras vidas del pecado.

Existe un contraste muy marcado en el capítulo 19 de Lucas. En los primeros versículos, un hombre es visitado por Jesús y en la segunda parte del pasaje el pueblo de Israel es visitado por Dios. El primer relato se enfoca en la inesperada visita de Jesús a la casa de un hombre de reputación cuestionable (Lc. 19:1-9). Zaqueo era un jefe de los recaudadores de impuestos quien se había hecho muy rico robando a sus compatriotas. Un día al ver a Jesús pasar cerca, Zaqueo se subió a un árbol para tener una mejor vista. Para su sorpresa, Jesús le dijo que se bajara del árbol pues deseaba llegar a su casa a comer. En respuesta a la aceptación mostrada por Jesús, Zaqueo decidió dar la mitad de sus bienes a los pobres y devolverle cuatro veces la cantidad a quien les había robado.

20120403-220342.jpgEsta actitud de verdadero arrepentimiento se contrasta con la acusación que hace Jesús al pueblo después de oírles gritar:

“¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!” (Lucas 19:38).

Es interesante notar como después de la Entrada Triunfal al acercarse a la ciudad de Jerusalén Jesús llora por la ciudad debido a que no habían reconocido el tiempo de la visitación de Dios (vv 41-44). Que contraste! Por un lado, un hombre pecador reconoce la visita de Jesús y opta por cambiar su vida. Pero tristemente de manera opuesta los habitantes de la ciudad de Jerusalén son acusados de constantemente matar a los profetas enviados por Dios y no reconocer el tiempo en el cual Dios había venido a salvarles (v. 44).
Hoy todavía hay gente que no ha entendido la visitación de Dios en Cristo Jesús como el regalo más precioso que la humanidad ha recibido. Por eso, al recordar la vida, muerte y resurrección de Jesús esta semana debemos invitarle a que entre triunfante en nuestros corazones y coronarlo Rey de nuestras vidas.

ImageComienza: Lunes, 12 de Enero

Termina: Domingo, 1 de Febrero

Propósito:

El principio del año siempre es un buen tiempo para establecer nuevas metas que mejoren nuestras vidas en el área espiritual, familiar y física. En la Iglesia Nuevo Día cada año renovamos nuestros votos con Dios y otros seres queridos con un ayuno de 21 días que nos ayuda a reenfocar nuestros propósitos. Así como Daniel y sus amigos ayunaron pidiéndole a Dios ayuda y dirección, ayunamos para dedicar nuestros esfuerzos para cumplir nuestras metas para el nuevo año. Este tipo de ayuno elimina alimentos no tan saludables y permite solo lo necesario para alimentar al cuerpo y darle un buen funcionamiento.

Estaremos unidos en oración estos 21 días para pedirle a Dios:

  1. un avivamiento que resulte en la salvación de familiares y amigos.
  2. que nos haga una iglesia ejemplar
  3. dirección en la búsqueda y compra de un templo

Alimentos Permitidos:

  • Frutas y Verduras: de todo tipo (fresca, seca, enlatada en su propio jugo).
  • Legumbres: Todas: Frijoles (no fritos), lentejas, garbanzo, habas, etc.
  • Granos y Semillas: Avena, nueces, cacahuate, almendra, semilla de girasol, ajonjolí, arroz integral, soya, piñones, etc.
  • Bebidas: Agua natural, jugos de fruta o vegetal 100% natural
  • Condimentos para cocinar: sal, pimienta, todo aderezo para ensaladas debe remplazarse con aceite de oliva y/o vinagre balsámico o jugo de limón

Alimentos NO Permitidos:

  • Carnes: Ningún tipo: Res, carnes rojas, puerco, pescado, pollo, aves, mariscos, etc.
  • Comida frita.
  • Harina blanca y lo que se hace con ella.
  • Huevos y pastas.
  • Azúcar refinada.
  • Comidas con alto contenido de grasa, mantequillas.
  • Bebidas: Leche, Soda y Café
  • Postres: Ningún tipo de postre.

NOTA: Las nueces, cacahuates, etc. Pueden consumirse siempre y cuando no estén procesados como los garapiñados, azucarados o estilo japonés, etc.

 

 

Cada nuevo año viene con nuevas oportunidades y desafíos. Al comienzo de esta nueva etapa de nuestras vidas lamentamos no haber alcanzado ciertas metas y hacemos nuevas. Sobre todo, nos proponemos mejorar nuestras vidas alcanzando mas y llegando a ser una mejor versión de nosotros mismos para otros. Para lograr esto, hacemos resoluciones.

2015/01/img_1789-0.jpg

Desafortunadamente, a veces nuestras resoluciones son casi imposibles de cumplir debido a que no eran realistas, demasiado difíciles o no tuvimos un buen plan para realizarlas. Por estas razones, y especialmente porque no cumplí todas mis resoluciones en el 2014, este año he decidido tomar una nueva  to my resolutions.
Mi plan es hacer mas en el 2015 creando 15 categorías de áreas donde se que tengo que mejorar. Después, todos los días me voy asegurar de hacer algo que pertenece a por lo menos una de las siguientes categorías:

  1. Orar mas

  2. Amar mas

  3. Escuchar mas

  4. Disfrutar mas

  5. Animar mas

  6. Leer mas

  7. Descansar mas

  8. Escribir mas (esta la estoy cumpliendo ahora!)

  9. Mentorear mas

  10. Ejercitar mas

  11. Jugar mas

  12. Entender mas

  13. Reír mas

  14. Dar mas

  15. Delegar mas

Por un lado, mi meta es mejorar quien soy al tener una lista de acciones que debo practicar mas. Al completar actividades que se alinean a estas categorías cada día llegaré a ser una mejor versión de mi mismo en el 2015. Por otro lado, esta lista también me ayudará como un recordatorio constante de las cosas que deseo cambiar. Todas las noches antes de dormir pienso reflexionar sobre como aproveche o desaproveche oportunidades de mejorar quien soy.  ¿Perdí una oportunidad de amar, escuchar, o reír más? ¿Se me pasó una oportunidad de orar o hacer ejercicio? En realidad, mas que resoluciones específicas, estoy adoptando estos 15 verbos como recordatorios que me ayuden a alcanzar más en el 2015!

La Corte del Pueblo

gavel¿Alguna vez has visto un episodio de La Corte del Pueblo? ¿Cuáles con los procedimientos usuales en cada caso? ¿Quienes participan? Parece un ejemplo chusco, pero nos ayuda a entender lo que pasa en la corte celestial. En Romanos 3:19-26, Pablo cambia de metáforas y trae su argumento a una escena de corte. Al hacerlo, habla sobre lo que ocurre cuando somos salvos desde una perspectiva judicial.

Declaración de Cargos (3:19-20)

Hasta este punto, Pablo estableció que la humanidad ha sido justamente convicta de pecado. Somos culpables y el juicio por nuestros pecados ya ha sido determinado. En este escenario, el juez tiene un caso sencillo y los procedimientos son solo una formalidad. Con culpabilidad y castigo firmemente establecidos, no hay caso que ganar. ¿Cómo te sentirías si estuvieras delante de un juez solamente esperando que cayera el martillo?

Justicia mediante la Fe (3:21-23)

Pero que si antes que cayera el martillo una nueva ley pasaba, la cual forzaba al juez a escuchar el caso de nuevo. Bajo la vieja ley, eras culpable y no tenías un caso. Pero, bajo la nueva ley tienes una oportunidad de ser declarado inocente de todos los cargos! De manera similar, Pablo explica que Dios ha autorizado una nueva forma de justicia, que es por fe. En vez de que como antes se debía vivir de acuerdo a la Ley, ahora Dios requiere fe en su Hijo Jesucristo. ¿Cómo es esto buenas noticias para todos nosotros?

El Regalo de la Justificación (3:24-26)

Algunos ven esto como un boleto para salir de la cárcel gratuitamente. Pero el regalo de la justificación no implica que un precio no fue pagado. Al contrario, alguien pagó el precio por nuestra libertad. Dios dio su Hijo y Jesús dio su vida. ¿Cuál debería ser la respuesta apropiada a tal regalo?

 

Andar en Sentido Equivocado

¿Cuándo fue la última que te perdiste? ¿Alguna vez has estado tan perdido que ibas en una dirección completamente opuesta a tu destino original? Cuando Jesús dijo que había venido a buscar lo que se había perdido se refería a gente que vive de manera que es contraria al propósito con que fuimos creados (Lucas 19:10). Dios nos creó para amarlo a él y a los demás. El pecado es contrario a nuestra naturaleza pues nos lleva a lastimar a Dios y a otras personas.uturn

Caminando Rumbo al Juicio (Romanos 2:5-16)

Continuando con la analogía de que pecar es ir en sentido contrario, Pablo anuncia el rumbo hacia donde van todos los que viven en pecado: hacia el juicio del pecado. Algunos dirán: “pero yo no sabía que iba en sentido contrario.” Las palabras de Pablo aquí proveen una respuesta muy clara. Pablo afirma que todos estamos bajo la condena del pecado pues todos hemos quebrantado los mandamientos de Dios

Cambio de Dirección (Romanos 2:17-29)

Otra cuestión que Pablo atiende es sobre si es suficiente ser una buena persona. Algunos piensan que el arrepentimiento no aplica a ellos pues no le hacen daño a nadie o porque son muy religiosos. Pablo les diría: “Da una vuelta aquí hacia el arrepentimiento.” Pablo distingue entre ser bueno externamente y estar internamente bien con Dios. No es suficiente hacer algo bien de vez en cuando porque nuestra naturaleza interna ha sido contaminada por el pecado. Seria como utilizar un vaso que solo limpiamos por fuera pero por dentro esta bien sucio. Debido a nuestra inhabilidad para limpiarnos desde dentro hacia afuera, necesitamos arrepentirnos delante de Dios.

Todos lo Necesitan (Romanos 3:9-20)

Aquí Pablo llega a una conclusión: todos van en sentido contrario. Por tanto, nos avisa que no importa si somos Gentiles o Judíos, todos están bajo pecado. ¿Quiere decir esto que ninguno de nosotros puede hacer lo bueno? No, pero sí da a entender que nadie tiene la capacidad de vivir siempre de acuerdo a la voluntad de Dios. Necesitamos arrepentirnos, lo cual significa cambiar la dirección de nuestras vidas por completo y comenzar a vivir según el propósito que Dios diseño para la humanidad.

A %d blogueros les gusta esto: